El CDCEN: Capacitor Deflector de Campos Electroatmosfericos Naturales.

Es un sistema que puede ser usado para la protección contra las descargas electro atmosféricas, basado en la anulación, distorsión o reducción del campo eléctrico de la zona , con el objetivo de proteger la zona  a personas , animales y bienes para reducir o anular el riesgo de impactos de rayos.
 

El Capacitor Deflector de Campos Electro Atmosféricos Naturales lo que hace es disminuir el campo eléctrico en un lugar a efecto de que desaparezca o al menos reducir a la minima posibilidad de la caída de rayos, en lo que nuevas normativas deberian definir como áreas de alto riesgo. El efecto de este dispositivo consiste en disminuir la concentración local de campo electrico, evitando con esto la formación del líder ascendente y consecuentemente el incremento de tensión a valores de ruptura de dieléctrico del aire que finalmente producen el rayo.

Si tomamos conciencia de que el rayo es un cortocircuito dentro de un capacitor "natural “que es la nube (Carcaza negativa), con la tierra (Carcaza positiva, por inducción), estamos analizando un capacitor negativo, si se invierten las polaridades estaríamos ante la presencia de un capacitor positivo, por ende lo que hacemos es colocar un capacitor y no una resistencia que ayudaría a la descarga del capacitor natural (esto es lo que hacen los pararrayos tipo Franklin, punta o multipuntas y los PDC, pararrayos con dispositivos de cebado), Que al cerrar el circuito logran la chispa, ósea el rayo

La protección se realiza en el espacio de actuación del Capacitor, ó sea en un área reducida, la descarga se realizara en otro lugar, que es donde estarán las áreas de menor riesgo o riesgo cero según la nueva normativa, estas áreas serán protegidas por los pararrayos de inducción tipo Franklin y los PDC o en su defecto podemos emplear globos o bombas descargas nubes para evitar que los rayos puedan caer en áreas donde ocasionan problemas.

El circuito natural eléctrico es como se muestra en la figura:

Si el lugar donde se produce la descarga natural incorporamos un elemento que facilite la descarga del capacitor natural en forma abrupta, estaremos incorporando un elemento resistivo, esto debe de darse solamente en las áreas de bajo riesgo.

Para que esta situación de descarga en forma abrupta no se provoque debemos de colocar un elemento capacitivo  para variar la capacidad del sistema y evitar que el cortocircuito se produzca, esto se realizara en áreas de alto riesgo.

Como debe de instalarse un CDCEN: uno de los electrodos a tierra y otro electrodo en el aire, de esta manera estará a igual polaridad que la nube, en el capacitor natural y adoptara un determinado valor de carga.

Las formas del CDCEN pueden ser inimaginables, solo dependerá de las áreas a proteger y definidas como " ALTO RIESGO".

Una nube de tormenta dependiendo de las zonas, templadas o tropicales, tienen dentro de sí, varios núcleos de tormenta, estos núcleos son los generadores de las descargas y por lo tanto se evitara la descarga en un solo lugar, reducido y de acción del CDCEN, el resto deberá de protegerse por medios similares o generando la descarga dependiendo si el área es catalogada sin riesgo.

Como proteger una playa: Si bien debe de realizarse un estudio muy exhaustivo, sabiendo que el agua de mar es mucho mejor conductora que la arena (compuesta por sílice básicamente al estar con temperatura y seca es un aislante perfecto) si se lo ayuda con capacitores deflectores de campos eléctricos en los paradores y con boyas a una distancia calculada  con puntas que ayuden la descarga y un cable al mar se protegería toda  una zona de costa. Es recomendable que se prevea la situación de riesgo y se evacue la zona, usando incluso sensores de descargas para poder identificar la posibilidad del riesgo.

 

LOS DATOS AQUÍ MENCIONADOS, ASI COMO LA INFORMACION, NO PODRA SER DIVULGADA NI TRANSFERIDA A NINGUNA PERSONA NI EMPRESA POR NINGUN MEDIO YA SEA FISICO O ELECTRONICO, SI NO TIENE LA PREVIA AUTORIZACION FEHACIENTEMENTE VERIFICABLE DE LA PERSONA QUE LA FIRMA