Nota: Nuevo paradigma

 

Mucho se ha escrito respecto a las formas que existen para protegerse de los rayos, también es mucho lo escrito y referenciado respecto a la formación de los rayos, gracias a la utilización de Internet nos podemos interiorizar de datos y estadísticas de los rayos caídos en distintas zonas del planeta, esta gran base de datos que es Internet nos informa de estos valores, si bien es cierto que no todos los datos son confiables o comprobables debemos de tomar como cierto los que corresponden a organismos que a través del tiempo han ganado prestigio, tanto organismos Estatales como organismos Privados.

Desde la aparición de un sistema de protección basado en la teoría del Franklin, ionización del aire, por efecto punta o efecto corona,  generando un ambiente propicio para la descarga del rayo y su energía, un elemento captor, de dicha descarga y el traslado de esta energía a tierra disipándola con elementos conectados a tierra, se han realizado muchas modificaciones a este principio con la sana intención de mejorarlo. Desde el uso de material radioactivo (hoy prohibido en todo el mundo por el desmanejo posterior y riesgo a la salud) hasta aceleradores de iones con medios electrónicos o físicos a causa de la circulación de aire o aumento del campo eléctrico de la tormenta, en algunos casos alimentados externamente y en otros usando la energía del campo eléctrico en constante aumento de la tormenta, también se emplearon sistemas de hilos de guarda o multiplicando la cantidad de puntas, cabe destacar que todas estas variantes usan la misma base tecnológica,  ionizar el aire para captar la descarga eléctrica y trasladarla a tierra.

Las normas tanto Nacionales como Internacionales comenzaron a escribirse basándose en esta premisa como única alternativa de protección, se crearon y avalaron teorías, se reglamentaron instalaciones tanto de energía eléctrica como de telecomunicaciones, seguridad etc, se emitieron fallos y dictaron sentencias.

A pesar de todo y empleando los recursos que fueran necesarios, el rayo sigue haciendo daño, nunca se pudo manejar su energía, porque en aquellos casos en que se creía manejar era solo una energía diminuta frente a la energía capaz de desarrollar un rayo, es cierto que la aparición de un rayo de alta energía es una en un millón, pero cuando llega duele y mucho.

Entonces para que seguir con esta teoría? porque buscar en los mismos arcones la solución? porque forzar a las normas? si hasta el hartazgo nos dicen que no pueden solucionar este problema, solo atenuarlo, basta con mirar todas las normas de instalación y protección contra el rayo escritas en el mundo, algunas con un trabajo de investigación y justificación, otras como meras copias de las existentes para ser convalidadas por los organismos oficiales y/o privados.

Este problema se acentúa cada ves mas en estas décadas de gran desarrollo tecnológico, porque no solamente la tecnología esta en las empresas de grandes capitales, o en organismos oficiales que pueden hacer frente a los costos de la tecnología, desde hace dos décadas la tecnología comenzó a incorporarse en la vida de todos los ciudadanos, desde una PC de escritorio hasta un sistema de monitoreo, aperturas de puertas, comunicaciones, almacenamientos de datos, cargas de combustibles, gestión de empresas, etc, etc., los sistemas son sensibles a los efectos directos o indirectos de los rayos, por ende hace que para su protección pensemos en otra alternativa completamente diferente a la realizada en la actualidad, los nuevos desarrolladores de tecnologías ven que lo que se debe de hacer es evitar el rayo, actuar en la prevención, le dan la razón a quienes dicen que es imposible manejar la energía del rayo, por eso buscan de no provocarlo, no atraer el rayo, si saben que el tren los llevara por delante, para que ponerse en las vías

Cada nueva empresa o empresa que se adapte a este nuevo paradigma buscara la manera de lograrlo, usara el material que crea necesario, buscara de evitar que el rayo caiga, tratara de inhibir su formación, porque es evidentemente la única alternativa, ya que como dicen: una vez formado el rayo su energía es inmanejable y todo aquel que insista con descargar a tierra su energía se tendrá que hacer responsable también de sus consecuencias.

 

Ing. Roberto Rene Leal

La Plata 2013-09-05

LOS DATOS AQUÍ MENCIONADOS, ASI COMO LA INFORMACION, NO PODRA SER DIBULGADA NI TRANSFERIDA A NINGUNA PERSONA NI EMPRESA POR NINGUN MEDIO YA SEA FISICO O ELECTRONICO, SI NO TIENE LA PREVIA AUTORIZACION FEACIENTEMENTE VERIFICABLE DE LA PERSONA QUE LA FIRMA