Titulo: Atmósferas Explosivas

 

1- Zonas de Atmósferas Explosivas

2- Los Rayos como fuentes de Ignición,

3- Zonas de Atmósferas Explosivas,  ejemplos.

 

1- Las zonas de Atmósferas Explosivas,  definición y clasificación.

 

Europa y la mayoría de los países del mundo han sido influenciados por el sistema de aproximación a tres Zonas de la Comisión Internacional de Electrotecnia (IEC), estas normas separan las atmósferas explosivas en tres Zonas basadas en la probabilidad de ocurrencia y el tiempo en que la mezcla potencialmente explosiva se encuentra presente, los equipos para ser usados en estas zonas se examinan y aprueban en las estaciones de pruebas del Comité Europeo de Normalización Electrotécnica (CENELEC), usando los estándares de las Normas Europeas (EN).

Norte America y países de America del Sur  han utilizado el sistema de  Clases y División, donde la Clase identifica el riesgo presente de Gas, vapor o niebla y polvo combustible o fibras inflamables, la División definen la condición normal o anormal en la cual el material de riesgo puede estar presente, esta nominación esta definida por el Código Eléctrico Nacional (NEC).

En la actualidad se esta buscando la manera que estas formas sean coincidentes.

 

Material Peligroso

IEC

Clasificación Tradicional (USA, Canadá)

Gas o Vapor

Zona 0

Clase 1

División 1

Zona 1

División 2

Zona 2

Polvo/Fibra

Zona 20

Clase 2/Clase 3

División 1

Zona 21

División 2

Zona 22

 

La Comisión Internacional de Electrotecnia (IEC) define las zonas de atmósferas explosivas para Gas, vapor o niebla en Zonas 0,1 y 2, para Polvo o Fibra en Zonas 20, 21 y 22 .

 

Zona 0

Emplazamiento en el que una atmosfera explosiva formada por una mezcla de sustancia inflamable en estado de gas vapor o niebla con el aire esta presente en forma continua, por largos periodos de tiempo o frecuentemente

Zona 1

Emplazamiento en el que una atmosfera explosiva formada por una mezcla de sustancia inflamable en estado de gas vapor o niebla con el aire es probable que aparezca en funcionamiento normal.

Zona 2

Emplazamiento en el que una atmosfera explosiva formada por una mezcla de sustancia inflamable en estado de gas vapor o niebla con el aire no es probable que aparezca en funcionamiento normal y si aparece estará presente en corta duración de tiempo.

 

 

Zona 20

Emplazamiento en el que una atmosfera explosiva formada por una mezcla de nube de polvo con el aire esta presente en forma continua, por largos periodos de tiempo o frecuentemente

Zona 21

Emplazamiento en el que una atmosfera explosiva formada por una mezcla de nube de polvo con el aire es probable que aparezca en funcionamiento normal.

Zona 22

Emplazamiento en el que una atmosfera explosiva formada por una mezcla de nube de polvo con el aire no es probable que aparezca en funcionamiento normal y si aparece estará presente en corta duración de tiempo.

 

 

Los riesgos de explosión pueden hacer su aparición en cualquier empresa en la que se manipulan sustancias inflamables. Entre éstas figuran numerosas materias primas, productos intermedios, productos acabados y  materias residuales de los procesos industriales.

El riesgo de formación de una atmósfera explosiva existe en los procesos y procedimientos de trabajo más diversos, por lo que afecta a casi todos las ramas de las actividades industriales.

 

1.1- Industrias en la que se puede generar Atmósferas Explosivas.

 

 

1.1.1-  Industria química

En la industria química se transforman y emplean gases, líquidos y sólidos inflamables en muchos de los  procesos. – Plantas de producción y manipulación de azufre. – Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento. – Lugares donde se traspasen líquidos volátiles inflamables de un recipiente a otro. – Locales con depósitos de líquidos inflamables abiertos o que se puedan abrir. – Salas de bombas o compresores para gases o líquidos inflamables.– Instalaciones donde se produzcan, manipulen, almacenen o consuman gases inflamables.

1.1.2-  Compañías productoras de energía

Las biomasas y otros combustibles sólidos son explosivos. La refrigeración con H2 de los alternadores implica riesgo de explosión.
 

1.1.3-  Empresas de tratamiento de aguas residuales

Los gases de digestión generados en el tratamiento de aguas residuales en depuradoras pueden formar mezclas explosivas gas/aire. Los lodos secos también son explosivos.
 

1.1.4-  Compañías de suministro de gas

En caso de escapes de gas natural por fugas o similar pueden formarse mezclas explosivas gas/aire.
 

1.1.5-  Industria de trabajo de la madera

En el trabajo de piezas de madera se generan polvos de madera que pueden formar mezclas explosivas polvo/aire en filtros o en silos. Industrias de procesado de madera, tales como carpinterías.
 

1.1.6- Talleres de pintura y esmaltado

La neblina de pulverización que se forma en el esmaltado de superficies con pistolas de pintura en cabinas de lacado, al igual que los vapores de disolventes liberados, puede provocar una atmósfera explosiva en contacto con el aire. Los pigmentos pulverulentos pueden ser muy explosivos. Zonas en el interior de cabinas de pintura con pistolas de pulverización y su entorno cercano.
 

1.1.7-  Fabricación de piezas de metales ligeros y talleres de carpintería metálica

En la fabricación de piezas de moldeo metálicas, su tratamiento de superficie (amolado) puede generar polvos metálicos explosivos, sobre todo en el caso de los metales ligeros (Aluminio, Titanio, Magnesio, etc.). Estos polvos metálicos pueden provocar riesgos de explosión en separadores y otras operaciones. Zonas en las que se producen, procesan, manipulan o empaquetan polvos metálicos de materiales ligeros (Aluminio, Magnesio, etc.)
 

1.1.8-  Instalaciones agropecuarias

En algunas explotaciones agrícolas se utilizan instalaciones de generación de biogás. En caso de fugas, pueden formarse mezclas explosivas biogás/aire. Las deshidratadoras de forraje, descascarilladoras de almendra o maní y otras instalaciones similares generan atmósferas explosivas. Almacenamiento y utilización de fertilizantes (Nitrato Amónico).
 

1.1.9-  Reparación de vehículos

Normalmente las cantidades de productos inflamables son reducidas y el confinamiento y la ventilación hacen innecesaria la clasificación, no obstante, con carácter general, debe analizarse la posibilidad de formación de atmósferas explosivas si existen cantidades importantes de materias inflamables. Garajes y talleres de reparación de vehículos.
 

1.1.10-  Lavanderías y tintorerías

 En  lavanderías y tintorerías cuando almacenan y trabajan con líquidos inflamables.
 

1.1.11-  Industria alimentaría

El transporte y almacenamiento de harinas, granos y derivados pueden generar polvos explosivos. Si éstos se aspiran y separan en filtros, puede aparecer una atmósfera explosiva en el filtro. Locales de extracción de grasas y aceites que utilicen disolventes inflamables. Secaderos de material con disolventes inflamables. Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento. Entre los polvos combustibles tenemos la harina y derivados, el almidón, el azúcar, el cacao, la leche y el huevo en polvo, las especias, etc. Fábricas de harina panificable. Fabricación de pan y productos de panadería.

1.1.12-  Industria farmacéutica

En la producción farmacéutica a menudo se emplean alcoholes como disolventes. También pueden utilizarse substancias sólidas activas y auxiliares explosivas, por ejemplo lactosa, vitaminas, paracetamol, etc. Zonas de trabajo, manipulación y almacenamiento.
 

1.1.13-  Refinerías

Los hidrocarburos manejados en las refinerías son todos ellos inflamables y, según su punto de inflamación, pueden provocar atmósferas explosivas incluso a temperatura ambiente. El entorno de los equipos de transformación petrolífera casi siempre se considera zona con riesgo de explosión.
 

1.1.14-  Industrias de reciclado de residuos

El tratamiento de residuos reciclables puede entrañar riesgos de explosión por envases no vaciados por completo de su contenido de gases o líquidos inflamables o por polvos de papel o materias plásticas.
 

1.1.15-  Industria textil y afines.

Almacenes y muelles de expedición (sacos o contenedores). Zonas de tratamiento de textiles, como algodón. Plantas de fabricación y procesado de fibras. Plantas desmotadoras de algodón. Plantas de procesado de lino. Talleres de confección.
 

1.1.16-  Locales de utilización de productos químicos inflamables

Lugares donde se trasvasen líquidos volátiles inflamables de un recipiente a otro. Locales con depósitos de líquidos inflamables abiertos o que se puedan abrir. Salas de bombas o compresores para gases o líquidos inflamables. Instalaciones donde manipulen, almacenen o consuman gases inflamables.
 

1.1.17-  Industrias agrarias

Fabricación de piensos compuestos. Elaboración de correctores vitamínico-minerales. Silos para almacenamiento de cereales. Entre los polvos combustibles tenemos los cereales, granos y derivados, almidón, heno. Secadero de cereales y deshidratadoras de alfalfa. Fabricación de papel y celulosa.

 

 

 

Una atmósfera explosiva es una mezcla con aire, en condiciones atmosféricas, de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos, en la que después de una ignición, la combustión se puede propagar hacia la mezcla no quemada.

El término no es aplicable cuando el riesgo de explosión proviene de sustancias inestables, como explosivos y sustancias pirotécnicas, o cuando la mezcla explosiva está fuera de lo que se entiende como condiciones atmosféricas normales, por lo que excluye a los procesos en condiciones hiperbáricas. Esto quiere decir que para los procesos en condiciones que excedan las atmosféricas, el cumplimiento de los requisitos de las directivas sobre atmósferas explosivas, más conocidas como ATEX no es garantía de encontrarse en condiciones seguras.

Entendemos como condiciones atmosféricas cuando la temperatura está comprendida entre -20 º C y 60 º C y la presión está en el rango 0,8 bar a 1,1 bar 1.

Para que se produzca una explosión deben coincidir la atmósfera explosiva y un foco de ignición. Esto requiere la existencia de una sustancia combustible (gas, vapor, niebla o polvo), de un oxidante (aire) en un intervalo de concentración determinado, y al mismo tiempo la presencia de una fuente energética capaz de iniciar la reacción.

El intervalo de concentración determinado entre sustancia combustible y oxidante esta limitado por el Limite Inferior de Explosión (LIE) y el Limite Superior de Explosión (LSE), dado en porcentaje  y depende de cada sustancia inflamable cuando estamos trabajando con gas, vapor o niebla y en el caso de polvo los limites están dados por la Concentración Minima de Explosividad (CME) y la Concentración Máxima de Explosividad (CMxE).

Las normas para la clasificación de las zonas indican un procedimiento, que se puede tomar como  general, el primer paso es conocer y analizar las características del material (para gases: densidad, punto de destello, límites de explosividad; para polvos: tamaño de partícula, humedad del polvo, temperatura mínima de ignición en nube y capa y su resistividad). La clasificación de zonas se basa en determinar la presencia de fuentes de escape (y de acumulaciones de polvo, en su caso) y en la probabilidad de que se puedan formar mezclas explosivas gas/aire o polvo/aire.

a) Identificación de los emplazamientos Se identifican los emplazamientos y sus distintas características.

b) Identificación de las sustancias inflamables Se identifican todas las sustancias inflamables presentes y sus características significativas.

c) Identificación de las fuentes de escape Se identifican las fuentes de escape y se verifica si existe la posibilidad de eliminarlas o limitar lo más posible la cuantía del escape.

d) Grado de escape Para cada fuente de escape se establece la frecuencia y duración (grado de escape) de emisión de sustancias inflamables y se comprueba la posibilidad de eliminar o limitar lo más posible los escapes de grado continuo y de grado primario, o al menos se comprueba si se pueden reducir los caudales.

e) Análisis de las influencias de todos los escapes Se analizan las influencias de todos los escapes sobre la clasificación del lugar considerando su grado y teniendo en cuenta especialmente las partes de la instalación con elevada concentración de fuentes de escape, que podrían dar lugar a emisiones simultáneas e influenciarse recíprocamente.

f) Cálculo de la tasa de escape Para cada fuente de escape se calcula o estima la tasa de escape, siempre tomando precauciones del lado de la seguridad.

g) Definición del grado y de la disponibilidad Para cada lugar se definen los valores de referencia de la temperatura ambiente y las características de la ventilación (grado y disponibilidad).

h) Determinación del tipo de zona peligrosa Para cada fuente de escape se determina el tipo de zona peligrosa.

i) Cálculo de la extensión de la zona Para cada fuente de escape se calcula la extensión de la zona.

j) Clasificación del lugar peligroso La clasificación del lugar peligroso se obtiene del conjunto de las zonas peligrosas individuales.

Además deberá de considerarse otros parámetros que caracterizan a las sustancias inflamable como: Temperaturas de inflamación, Temperaturas de ignición o auto ignición,  Temperatura máxima superficial, Energía minima de inflamación,  Temperatura minima de ignición de nube, Temperatura minima de ignición de capa, Energía minima de ignición, etc

Ejemplos de sustancias inflamables:

 

 

 

 

 

Gases o mezclas inflamables

Líquidos inflamables

Polvos de sólidos inflamables

Gas Licuado (butano, propano, etc.)

Disolventes

Carbón y Madera

Gas Natural

Carburantes

Alimentos (harinas, azucares y cereales)

Gas de Combustión (monóxidos)

Crudos de petróleo

Materiales sintéticos

Sustancias químicas

Gaseosas (acetilenos, cloruros )

Aceites combustibles, usados, lubricantes

Metales y productos químicos

Etc.

Etc.

Etc.

 

 

1.2 - Los focos de Ignición  Se debe de evaluar siempre donde existan atmósferas explosivas, los posibles focos de ignición o la reactivación de estos posibles focos de ignición.

 

 

 

FUENTES DE IGNICIÓN

CONDICIONES DE APARICIÓN

Superficies calientes

  • Superficies calientes fácilmente reconocibles: calentadores eléctricos, radiadores, cabinas de secado, tuberías, de vapor, material fundido, procesos en caliente.
  • Otras: piezas de maquinaria, frenos y embragues a fricción (tanto de vehículos como de unidades de proceso), bujías y cojinetes dañados, materiales humeantes, soldaduras recientes.

Llamas y gases calientes

  • Llamas: sopletes de soldadura, calentadores, encendedores.
  • Gases de combustión: motores de combustión interna, vehículos.

Chispas de origen mecánico

  • Al golpear herramientas metálicas entre sí, con otros metales o con hormigón.
  • Choques en los que están implicados metales ligeros (como aluminio y magnesio) y sus aleaciones

Arcos y chispas eléctricas

  • Motores y equipos eléctricos en malas condiciones.
  • Apagado y encendido de circuitos.

Corrientes eléctricas parásitas, protección contra la corrosión catódica

  • Fallos en instalaciones eléctricas.
  • Corrientes de retorno en instalaciones generadoras de potencia, como trenes eléctricos y grandes instalaciones de soldadura
  • Efectos de inducción (cerca de instalaciones eléctricas con corrientes elevadas o transmisiones de radiofrecuencia elevadas).

Electricidad estática

  • Circulación de fluido por una tubería, transmisiones de correas, transporte neumático de materiales pulverulentos.

Rayo

  • Descarga de rayos.
  • Corrientes transitorias asociadas a la descarga del rayo que originan calentamientos, descargas y chispas.
  • Tormentas con ausencia de rayos: pueden inducir tensiones importantes en aparatos y equipos de protección.

Ondas eletromagnéticas de 104 Hz a 3*1012 Hz

  • Todos los sistemas que producen y utilizan energías eléctricas de alta frecuencia o radiofrecuencia (emisores de radio, generadores RF médicos o industriales para calentamiento, secado endurecimiento, soldeo, oxicorte)

Ondas eletromagnéticas de3*1012 Hz a 3*1015 Hz

  • Radiación entre el infrarrojo y el ultravioleta.
  • Convergencia de la radiación solar.

Radiación ionizante

  • Son fuentes de radiación X y gamma. Medidores de espesores, contadores de partículas y gamma grafías

Ultrasonidos

  • La absorción de ultrasonidos puede provocar el calentamiento local.
  • Medidores de caudal.
  • En líquidos sometidos a ultrasonidos se forman cavidades que al colapsar producen altas temperaturas.

Compresión adiabática y ondas de choque

  • La compresión adiabática tiene lugar sin intercambio de calor con el exterior, elevando la temperatura.
  • Escapes de gas a través de orificios y en la apertura rápida de grifos y la subsiguiente compresión, como, por ejemplo, en un mano reductor cerrado, válvula cerrada o soplete obturado

 

Reacciones exotérmicas y auto ignición de polvo

  • Reacción de sustancias en función de sus propiedades

 

 

2- Los rayos como fuentes de ignición.

 

En las publicaciones anteriores explicamos el proceso de formación del rayo como así también los valores característicos de una descarga, recordamos los cinco instantes mas importantes de la descarga del rayo y donde podemos deducir que los valores del mismo lo ponen en la categoría de foco de ignición y de mayor riesgo si  estamos en presencia de Atmósferas Explosivas tanto en Zona 0 como en Zonas 1 y 2 en el caso de gases y de Zona 20 y Zonas 21 y 22 en el caso de polvo.

 

2.1- Primer instante: Cargas electrostáticas durante la formación del líder. En el momento de la presencia de la sombra eléctrica en tierra, generada por la nube, el campo eléctrico presente en las estructuras pasa de valores de baja tensión a valores de muy alta tensión, en ese momento puede aparecer el efecto punta en cualquier parte, predominando los puntos más altos de la instalación. Este efecto se transforma visualmente en chispas que salen de los materiales expuestos a la sombra eléctrica. En el caso de una punta de pararrayos, las cargas electrostáticas generan interferencias y ruidos que se pueden acoplar en las líneas de datos o señales de TV y radio. Durante la aparición de este fenómeno eléctrico, por el cable de tierra del pararrayos circularan corrientes superiores a los 150 Amperios,¿Por qué? Pues, porque las chispas del efecto punta aparecen a partir de la ionización del aire, y para ionizar el aire, necesitamos como mínimo 1.500 voltios en la punta de un electrodo (dependiendo de la calidad del aire), si aplicamos la Ley de Ohm y tomamos los 1.500 Voltios como referencia de tensión (E) y los 10 Ohmios de la resistencia de la toma de tierra como referencia de resistencia (R), tendremos una intensidad de corriente (I) que circulará por el cable de tierra de : I = E / R (150Amperios).                                                  

 

2.2- Segundo instante: Pulsos electrostáticos (ESP). Los pulsos electroestáticos son transitorios atmosféricos y aparecen por la variación brusca del campo electrostático presente en la zona durante la  tormenta, la causa de este fenómeno la genera la diferencia de potencial entre la nube y la tierra. Sus efectos se transforman en descargas eléctricas que aparecen en los equipos puestos a tierra a partir de impactos de rayos cercanos. También tenemos que destacar que todo aquello que se encuentre suspendido en el aire referente a tierra dentro de la sombra eléctrica, se cargará eléctricamente con una tensión proporcional a su altura y el campo electrostático presente, como si de un condensador se tratara. Como referencia a 10 metros de altura, las líneas de datos o telecomunicaciones aisladas de tierra, pueden padecer tensiones de 100 a 300.000 voltios con respecto a tierra, dentro de un campo electrostático medio, y aparecer tensiones o arcos eléctricos en las mallas de tierra que apantallan los cables referentes a tierra.

 

2.3- Tercer instante: Pulsos electromagnéticos (EMP). En el instante mismo del impacto de rayo en un pararrayos o en un elemento cualquiera, el contacto físico de la energía del rayo en el punto de contacto,  genera una chispa que se transforma en un pulso electromagnético que viaja por el aire, en el mismo instante el flujo de la corriente que circula por los conductores eléctricos de tierra a la toma de tierra, genera un campo magnético proporcional a la intensidad de la corriente de descarga del rayo. La energía radiada por el pulso electromagnético en el aire viaja a la velocidad de la luz, induciendo por acoplamiento todo aquello que se encuentre a su paso referente a tierra, destruyendo nuestros componentes electrónicos y los de nuestro vecino en un radio de 1.500 metro. La intensidad del pulso electromagnético varia en función de la intensidad de descarga del rayo y del punto de contacto físico con el elemento impactado, el tiempo de la transferencia de la corriente a tierra y el nivel de absorción de la tierra física, esto determinara los valores eléctricos de acoplamiento y destrucción en los equipos cercanos.

                                  

2.4- Cuarto instante: Sobretensión y tensiones de paso durante el impacto de rayo: El impacto de rayo directo sobre los cables aéreos, genera una onda de corriente, que se propaga sobre la red aguas abajo y aguas arriba creando una sobretensión de alta energía. Las consecuencias: Destrucción de material, envejecimiento prematuro de los componentes electrónicos sensibles y disfunción de los equipos conectados a la red con peligro de incendio.

En caso de rayos de media intensidad (40.000 A), el acoplamiento en los equipos que no estén conectados a la misma toma de tierra, o flotantes tendrán el riesgo de que les aparezcan arcos eléctricos que saltarán entre masas de diferente potencial durante el instante de la descarga del rayo cercano, los valores de tensión que pueden aparecer serán superiores a 400.000 Voltios.                                  

               

2.5- Quinto instante: Corrientes de tierra. En función de la intensidad de descarga del rayo en le pararrayos, las tomas de tierra no llegan a adsorber la totalidad de la energía potencial descargada en menos de 1 segundo, generando retornos eléctricos por la toma de tierra al interior de la instalación eléctrica. Este fenómeno puede generar tensiones de paso peligrosas. Otro fenómeno que repercute a tensiones de tierra, es la diferencia de

potencial entre masas o electrodos de tierra cercanos al impacto de rayo, al producirse la descarga del rayo todos los fenómenos antes descritos interactúan entre ellos y tienden a descargar a tierra, en función de la distancia entre electrodos se generará una resistencia propia del semiconductor (el compuesto químico de la tierra física), y aparecerán tensiones de paso peligrosas entre electrodos.                                           

      

 

 La vida útil de los electrodos de tierra y cables de tierra se acorta con cada descarga de rayos en un pararrayos y sufren una pérdida de material a causa del brusco intercambio de iones en cada proceso de transferencia de energía.                                         

Cada impacto de rayo en un pararrayos, genera una fuga muy alta de corriente que pasa por el cable de cobre al electrodo de  tierra para disiparse en la tierra física, en ese momento de descarga de la corriente del rayo, se crea un intercambio de iones o electrólisis natural entre el material del electrodo y la tierra física, el intercambio iónico elevado e instantáneo reacciona con el entorno, creando una cristalización del la tierra física, degradación y oxidación de los electrodos metálicos. Cada descarga de rayo, evapora el agua que contiene la tierra a su alrededor, modificando la resistencia propia de la toma de tierra y aumentando el riesgo de aparición de tensiones en la próxima descarga. Con el tiempo los electrodos que se utilizan como puesta a tierra, llegan a desaparecer, ya en su primer año de vida, pierden contacto físico con la tierra y su capacidad de transferencia disminuye a causa de la oxidación.

Se tiene que tener en consideración que todos los materiales o puntos de contacto a tierra tiene diferente valores de comportamiento eléctrico, su propia resistencia como conductor eléctrico puede variar considerablemente en función de las condiciones que lo rodean (humedad, temperatura, contaminación química, etc.).

El Mantenimiento y la revisión anual de las tomas de tierra eléctricas es obligatorio para garantizar una buena disipación de las fugas de corriente y garantizar la seguridad eléctrica de los trabajadores y equipos.

 

                                 Valores orientativos relacionados con el fenómeno rayo:

 

 

 Tensión que pueden aparecer en tierra antes de la descarga del rayo

1000 a 45.000 V

Campo electrostático por metro de elevación sobre la superficie de la tierra

10 kV

 Intensidades de de corriente que circulan por los cables de tierra

5.000 a 350.000 A

 Tensiones que pueden aparecer en los cables de tierra y la tierra

50.000 a 3.500.000 V

di/dt en función del tipo de rayo

7.500 A/s a 500.000 A/s

 Energía de radiación del pulso electromagnético de un rayo de 50.000 A

25.000.000 kW

 Frecuencia causada por cada impacto del rayo (ELF)

1 Hz

 Distancia de recorrido de la señal del rayo en función de su intensidad

 10.000 km

 Temperatura de contacto en función de tipo de rayo

8.000 a valores superiores a 27.000 Cº

 Propagación del sonido del rayo

340 m/s

 Propagación del pulso electromagnético

299.900 Km/s

 

 

 

3- Las zonas de Atmósferas Explosivas,  algunos ejemplos.

 

 3.1-  Carga de un camión cisterna

 

Zona 0: El interior de la cisterna.

Zona 1: 1,5 m alrededor y por encima de las bocas de carga, hasta el nivel del suelo. La misma distancia se tomará para el acoplamiento flexible del brazo de carga. El interior del canal de drenaje (si este canal o arqueta quedara en zona ya clasificada como zona 1, debería considerarse un nivel superior por falta de ventilación, es decir, zona 0).

Zona 2: 1,5 m alrededor de la zona 1. 1,5 alrededor y por encima del posible derrame, que se localizará debajo

de la cisterna y alrededor del canal de drenaje.

 

Nota 1: Cuando se utilizan sistemas de recuperación de vapores, las extensiones de las zonas pueden reducirse.

Nota 2: El interior de los depósitos se considera zona 0 por la interfase líquido-aire. En caso de existir un procedimiento, enclavamiento o sistema de control que garantice un nivel mínimo de líquido, por debajo de ese nivel se puede considerar zona no clasificada, ya que siempre habrá sólo líquido, nunca aire, y en consecuencia no se puede formar la atmósfera explosiva

 

3.2-  Descarga de un camión cisterna

 

Zona 0: El interior de la cisterna. El interior del depósito subterráneo.

Zona 1: 1,5 m alrededor y por encima de las bocas de descarga, hasta el nivel del suelo. La misma distancia se tomará para el acoplamiento de la manguera a la boca de entrada al depósito. Aunque en la descarga no se abren las bocas de carga superiores, debe clasificarse su entorno como zona 1. Si existiera un canal de drenaje, se consideraría zona 1, excepto si queda por debajo de zona ya clasificada como zona 1, en cuyo caso el canal o arqueta sería zona 0.

Zona 2: 1,5 m alrededor de la zona 1. 1,5 alrededor y por encima del posible derrame, que se localizará debajo

de la cisterna y alrededor de la boca de llenado al depósito.

 

Nota 1: Cuando se utilizan sistemas de recuperación de vapores, las extensiones de las zonas pueden reducirse.

Nota 2: El interior de los depósitos se considera zona 0 por la interfase líquido-aire. En caso de existir un  procedimiento, enclavamiento o sistema de control que garantice un nivel mínimo de líquido, por debajo de ese nivel se puede considerar zona no clasificada, ya que siempre habrá sólo líquido, nunca aire, y en consecuencia no se puede formar la atmósfera explosiva.

 

3.3 Silos de Harina

 

Zona 20: El interior de las tuberías de transporte, el interior de los silos y el interior de las mangas de despresurización.

Zona 21: 1 m alrededor y por encima de las mangas de despresurización. Si la extensión de la zona quedara por fuera de la superficie superior del silo, la zona 21 sobresaldría alrededor de la pared del silo, llegando hasta el nivel del suelo.

Zona 22: 1 m alrededor y por encima de la tubería de salida del venteo, en el exterior, bajando hasta el nivel horizontal exterior. Si el mantenimiento y limpieza son insuficientes (se forman capas de polvo en el suelo y también sobre la superficie superior de los silos) y la dispersión de la capa de polvo se considera improbable, se podrá extender la zona 22 por todo el interior del emplazamiento (hasta las paredes del recinto). Si la limpieza fuera adecuada, la zona 22 interior se reduciría a 1 m alrededor de los registros de inspección, hasta el nivel del suelo.

Ing Roberto Rene leal

LOS DATOS AQUÍ MENCIONADOS, ASI COMO LA INFORMACION, NO PODRA SER DIBULGADA NI TRANSFERIDA A NINGUNA PERSONA NI EMPRESA POR NINGUN MEDIO YA SEA FISICO O ELECTRONICO, SI NO TIENE LA PREVIA AUTORIZACION FEACIENTEMENTE VERIFICABLE DE LA PERSONA QUE LA FIRMA